Prótesis de Silicona para Mama

Prótesis de Silicona para Mama

El objetivo de esta cirugía es, mediante el uso de unas prótesis, incrementar el volumen para conseguir unas mamas bonitas y naturales conforme a los deseos de la paciente y a sus características corporales.

La operación se puede realizar en cualquier época del año. La primera visita en la consulta es fundamental para establecer una relación de confianza mutua y es por ello que debe dedicarse un tiempo para dar una información exhaustiva, explicando todos los detalles y pasos de la intervención así como los detalles de las prótesis elegida.

Preguntas Frecuentes

Hay tres tipos fundamentales de prótesis: silicone (gel de silicona o silicona cohesiva), suero e hidrogel. Las más utilizadas son las de gel de silicona porque son las que mejor consistencia tienen y ofrecen el resultado más natural en cuanto a forma y tacto. Un tipo dentro de éstas son las de gel cohesivo, o anatómicas, que en determinadas circunstancias “reconstruyen” la mama dándoles una forma adecuada.

A raiz de la polémica sobre las prótesis se han realizado numerosos estudios que han demostrado que las mujeres con prótesis no tienen más posibilidades de contraer cáncer o enfermedades inmunológicas que las mujeres sin ellas. La mujer con prótesis puede embarazarse y dar lactancia natural a su hijo.

El único problema que puede aparecer es lo que denominamos la contractura capsular. Afortunadamente este problema es poco frecuente. Se sabe que ciertos factores favorecen la aparición de esta capsula dura alrededor de las prótesis: hematoma, contaminación bacteriana…

Para evitar su aparición colocamos un drenaje unas horas para extraer la poca sangre que pueda quedar alrededor de la prótesis, lavamos con solución antiséptica la prótesis antes de implantarla, damos un antibiótico oral unos dias.

La buena comunicación entre usted y su cirujano plástico es esencial. En la primera consulta se evaluará la visión y la producción de lágrimas, así como su estado general de salud. Debe informar a su cirujano si toma alguna medicación, si fuma y si tiene alergia a algún medicamento. También debe decir si usa anteojos o lentes de contacto y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico. Se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores y si es preciso asociar algún otro procedimiento. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el costo de la intervención. No dude en preguntar a su cirujano todas las cuestiones que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados.

Su cirujano plástico le proporcionará instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

El resultado es inmediato. Durante 7 a 10 días se recomienda cierto reposo; después de este tiempo usualmente la mujer puede conducir y volver al trabajo. Hay que evitar esfuerzos durante 10 días y realizar algunas sesiones de drenaje linfático. Se deberá usar un sujetador liso por 30 días.