Implantes Faciales

Implantes Faciales

Con la edad, nuestro rostro comienza a mostrar las huellas de la gravedad, la exposición al sol, y de años de movimiento de sus músculos al sonreir y masticar.
Los tejidos que mantienen la piel joven comienzan a deteriorarse, dejando arrugas alrededor de los labios o de los ojos como las patas de gallo.
Los rellenos de tejidos blandos, como el acido hialuronico o la grasa, pueden ayudar a rellenar estas arrugas y surcos temporariamente, devolviendo ese aspecto juvenil.

Preguntas Frecuentes

Las inyecciones son utilizadas fundamentalmente para mejorar la textura de la piel. También son útiles en el relleno de arrugas faciales profundas, surcos, y en algunos tipos de cicatrices y en el relleno de los labios.

Pueden no ser suficientes en el relleno de arrugas severas de superficie, como las de alrededor de los labios donde a veces es necesario un peeling o una aplicación de laser. Estos, en vez de rellenar, eliminan las capas superficiales de la piel para renovarla.

Los implantes temporarios duran de 6 a 12 meses, donde son metabolizados por el cuerpo humano volviendo a ser como era antes. Los implantes definitivos quedan de por vida. Ambos dan muy buenos resultados mejorando las arrugas y los surcos.

Inyección de grasa: es un autoinjerto de tejido adiposo o microlipoinyección. Consiste en extraer células de grasa del abdomen, muslos, nalgas o cualquier otro lugar, reinyectándolas por debajo de la piel. Se usa habitualmente para corregir las mejillas hundidas, los surcos entre la nariz y la boca, las depresiones de la piel, mejorar las arrugas de la frente, y para engrosar los labios.

Se hace bajo anestesia local y se extrae la grasa con una jeringa con aguja de grueso calibre o una cánula con un aspirador. La grasa se prepara e inyecta en el lugar indicado con una aguja. A veces se aplica un vendaje sobre el lugar tratado.

Al igual que con el colágeno, es necesario sobrecorregir el defecto, ya que hay una reabsorción de grasa en las primeras semanas de postoperatorio.

Después del tratamiento si éste fue extenso, puede notar hinchazón y hematomas en el lugar dador tanto como en el receptor. Debe alejarse del sol por unas 24 hs. Puede aplicarse maquillajes y crema protectora durante el postoperatorio. El edema del lugar tratado puede durar varias semanas.

La duración de las inyecciones de grasa varía mucho según el paciente. Aunque algunos pacientes informan sobre duraciones de más de un año, la mayoría encuentra que la mitad de lo inyectado desaparece en un lapso de 3 a 6 meses. Debido a esto, las inyecciones deben repetirse periódicamente para mantener los resultados.